jueves, 12 de diciembre de 2013

EL NUEVO IMPERIO NUCLEAR RUSO (María B)


(Adaptado y ampliado a partir del artículo de Eve Conant para la revista Investigación y Ciencia)

Típica fisión (Uranio se fisiona en Rubidio y Cesio)
Cuando Alemania abandona la energía nuclear, EEUU pasa por un bache y Japón hace examen de conciencia después del accidente de Fukushima, Rusia se está preparando para vender reactores nucleares no tradicionales a países en vías de desarrollo carentes de experiencia en energía nuclear.

Hace unos meses, en la feria internacional ATOMEXPO de Rusia, el pabellón más visitado era el de Rosatom, la compañía nuclear nacional rusa. Allí, dirigentes de países con poca tradición en energía nuclear compraban sus propios reactores (a un precio de 2000 millones de euros cada uno), y firmaban acuerdos para que Rosatom construyese e incluso operase los reactores en sus países. Nigeria, Turquía o Vietman son algunas de las naciones a cuyos representantes ha atraído la feria, y a quienes se ha visto brindando con Serguéi Kirienko, director general.

Reactor de fisión tradicional
Incluso Finlandia ha rechazado ofertas de constructoras francesas (Areva) y japonesas, para decantarse por los nuevos reactores rusos. ¿El motivo? Su oferta todo en uno. Rosatom construye el reactor, y además ofrece una gestión perpetua de los residuos que esta genere en su funcionamiento, por lo que el cliente se ahorraría la gestión de un cementerio nuclear. Ninguna otra empresa del mundo ofrece algo así. Además otorga becas para que los jóvenes de los países interesados puedan licenciarse como técnicos en centrales nucleares.
El Kremlin, que ha realizado una fuerte inversión en Rosatom, pretende llevar a Rusia al liderazgo mundial en la generación de energía nuclear. Ya tiene 40 reactores en sus territorios, y de aquí a 2030 construirá más de 80 nuevas centrales en países extranjeros.

Rosatom posee varias minas de uranio en Wyoming (EEUU), y suministra más de la mitad del combustible empleado por los reactores estadounidenses.
Algunos países temen la proliferación de reactores, y de conocimientos, que Rosatom ofrece al mundo, ya que países con gobiernos dictatoriales como Birmania, Bielorrusia o Irán, se están planteando trabajar con la empresa rusa.
El reactor que ofrece Rosatom, es una versión novedosa y controvertida del tradicional reactor de fisión: el reactor reproductor rápido.

Nuevo reactor de fisión reproductor
Las centrales nucleares tradicionales emplean uranio enriquecido (ya lo explicamos en 4º de ESO, y en los bachilleratos), y generan una serie de elementos radiactivos cuya peligrosidad persiste durante años. Los nuevo reactores de Rosatom, llamados reproductores, reciclan combustible, porque los neutrones generados tras fisionar el uranio enriquecido se hacen chocar con un manto de uranio de baja calidad, y se transforma en plutonio, que sí puede emplearse como combustible.

Mapa nuclear español 2013
De ese modo, a partir de una misma cantidad de uranio se pueden generar entre 10 y 100 veces más energía que las centrales normales. Frank Piel, físico de la universidad de Princeton recuerda que los reactores rápidos generan directamente plutonio, adecuado para la fabricación de armas. Además, al no emplear estos reactores agua como refrigerante, sino sodio líquido. Debido a su alto punto de fusión (98 ºC), semantiene es estado líquido en las condiciones en que opera la central, pero solidificaría ante una parada imprevista de larga duración, lo que impediría a los operarios “entrar” en caso de problemas, al quedar el sistema blindado, y se podría provocar una explosión por el aumento de la presión en el interior.
Otro peligro de emplear sodio como refrigerante, es que reacciona de forma explosiva cuando se combina con agua.

El primer reactor reproductor comercial mundial, y el único que se construyó en los Estados Unidos, fue en Lagoona Beach, Michigan en 1963. Se cerró el 5 de octubre de 1966 debido a las altas temperaturas generadas por una pieza de zirconio que se aflojó y que estaba bloqueando los inyectores del sodio fundido de refrigeración. La planta volvió a ponerse en marcha 1972, tras un incencio en el refrigerante de sodio que retrasó su puesta en marcha. A día de hoy su autorización de funcionamiento está denegada.

Energía nuclear en el mundo
Enlaces de interés:


No hay comentarios:

Publicar un comentario