martes, 3 de septiembre de 2013

MARIE CURIE Y EL RADIO LETAL

(María Barcenilla)


Marie Curie no solo fue la primera mujer en recibir un premio Nobel y la única en recibir dos, sino que además fue la primera mujer licenciada en Ciencias en la Sorbona de París, la primera en doctorarse en Ciencias en Francia y la primera en tener una cátedra.
Además fue la primera mujer enterrada en el Panteón de los Hombres Ilustres de Francia (sus restos fueron trasladados allí en 1995, aunque su muerte se había producido muchos años antes).
Recibió su Premio Nobel de Física en 1903, conjuntamente con su marido, Pierre Curie, y otro en 1911, en solitario, de Química.
En toda la historia sólo ha habido otras tres personas que hayan recibido dos Premios Nobel: Linus Pauling, Frederik Sanger y John Bardeen. De ellos solo Linus Pauling recibió dos premios Nobel en dos categorías distintas, uno de ellos de Química y otro de la Paz.
La proeza de Marie Curie es extraordinaria, teniendo en cuenta que el Premio Nobel lo han recibido hasta el día de hoy 786 hombres y solo 44 mujeres.

Si queremos explicarnos en términos sencillos, po
demos decir que Marie Curie descubrió el polonio, el radio, y logró “medir” la radiactividad (descubrió un nuevo método para descubrir elementos midiendo su radiactividad).
Podemos hacernos una idea de la sociedad machista de la época, al ver que en el año 1903, cuando Marie y Pierre recibieron el Nobel, sólo le dieron al matrimonio el dinero correspondiente a una persona (setenta mil francos), mientras que Becquerel, que también ganó el Nobel ese año, se llevó el dolo setenta mil. Y en la entrega de galardones fue Pierre quien subió al estrado y dio un discurso, mientras que ella se quedaba sentada entre el público (aunque Pierre le atribuyó a Marie todo el mérito del descubrimiento del radio y del polonio).
La Academia de Ciencia rechazó la candidatura de Marie Curie en 1911.

Marie Curie era polaca, y en su época, en la Polonia ocupada, las niñas no podían cursar estudios universitarios. Por suerte, Marie llegó a un acuerdo con su hermana mayor. Mientras su hermana estudiaba Medicina en Francia, Marie trabajaría como institutriz para pagarle los estudios. Y luego, cuando la hermana mayor se licenciara, serie ella quien le pagaría sus estudios a Marie Curie. Así lo hicieron. Marie Curie se licenció en Física, número uno de su promoción.

Conoció a Pierre Curie, se casaron, y comenzaron sus investigaciones. Pierre Curie soñó toda su vida con tener un laboratorio, pero no lo lograba, y el descubrimiento del polonio y del radio se dieron en un viejo cobertizo.
Los trabajos de la pareja se basaron en un descubrimiento previo de Becquerel: Algunos elementos como el uranio, emiten unas radiaciones invisibles altamente energéticas.
Ya se sabía, que estos rayos tenían la propiedad de que el aire de alrededor se volviera conductor de la electricidad, y Marie se ocupó de medir la conductividad del aire con un espectrómetro piezoeléctrico de cuarzo que había inventado su marido Pierre.
Marie vio que la pecblenda, el mineral del que se extrae el uranio, electrizaba más el aire de alrededor que el propio uranio puro extraído de ella. Y concluyó, que en el mineral debía haber algún otro elemento más radiactivo que el uranio.
Ese elemento era el radio, y debieron procesar diez toneladas de pecblenda para extraer un decigramo de cloruro de radio. Todo ello lo hicieron en las penosas condiciones de su cobertizo, con un cubo lleno de mineral hirviente y un palo de hierro para remover la mezcla.
¿Y qué es el radio? Es un elemento, que en su forma oxidada (cloruro de radio) es azulado, luminoso, bello y asesino.
¿Para qué se usa hoy el radio?

  • Cuando se mezcla con berilio, es una fuente de neutrones para experimentos físicos.
  • El cloruro de radio se usa en medicina para producir radón, que se usa en tratamientos contra el cáncer.
  • Una unidad de radiactividad, el curio, está basada en la radiactividad del radio-226.
  • Radioisótopos descubiertos recientemente, como los de cobalto-60 y cesio-137, están reemplazando al radio incluso en estos limitados usos, dado que son más potentes y más seguros de manipular.

También encontraron polonio. El polonio es cuatrocientas veces más radiactivo que el uranio. Y el radio es tres mil veces más radiactivo que el uranio.
La gente se volvió loca con el descubrimiento. ¡El radio se incluía en las cremas faciales, en dentífricos para blanquear los dientes, o en pomadas para vencer la celulitis!
Se suponía que los varones impotentes se curaban con el radio, que los baños radiactivos curaban la neumonía… y así durante treinta años. Fue a partir de 1925 cuando la gente comenzó a sospechar de este elemento, cuando un famoso campeón de golf empezó a tomar todos los días una disolución de radio para curar un dolor en el brazo. Al principio decía que se sentía más joven, pero ocho años después murió con los huesos de la mandíbula y del cráneo deshechos.

Marie narra en su diario como las sustancias radiactivas impregnan todos los objetos del laboratorio, cómo vuelven radiactivo el polvo del aire del laboratorio, y las ropas de los investigadores. Por poner un ejemplo, en 1956 se mide la radiactividad de los cuadernos de notas de 1902 de los Curie, y se observa que aún están fuertemente contaminados.
Cloruro de Radio
Pierre muere en 1906, con cuarenta y siete años, aplastado por un carro, pero Pierre ya estaba muy enfermo. Sufría un gran agotamiento y fuertes crisis de dolor, porque la radiactividad le estaba deshaciendo el esqueleto. Pero ellos no lo sospechaban, y nunca pensaron en implantar medidas de seguridad en su laboratorio. De hecho, hay una foto en que Marie y su hija Irene, aspiran sustancias con la por medio de una pipeta. En 1931 (cuando su laboratorio llevaba años trabajando con radio), un tercio de los trabajadores del instituto mostraban anomalías en la sangre, porque la radiactividad ataca los glóbulos rojos. Además, a los científicos les gustaba llevar un tubito de radio activo en el bolsillo del chaleco, por orgullo, y por su azulado fulgor. Y el matrimonio tenía un tubo de radio sobre el cabecero de la cama para disfrutar de su fulgor azulado.
En su propio diario narra Marie Curie las pérdidas de piel en los dedos de las manos que han sostenido tubos con radio, habla de dolorosas úlceras y un extraño dolor profundo que no desaparece con las heridas. A los sesenta años Marie parecía una anciana de ochenta, sufrió mucho dolor en sus últimos días, y se quedó ciega. Murió de anemia perniciosa a los sesenta y siete años. Incluso Irene, su hija también científica y ganadora de un Nobel en 1938 por descubrir la radiactividad artificial, murió de leucemia a los cincuenta y nueve años.

Entonces Marie se dedicó a investigar el estudio de la medición de las sustancias radiactivas, y definió un patrón internacional llamado curio. Y además, logró obtener radio puro (hasta ahora solo había conseguido cloruro de radio), y todo por las críticas que Lord Kelvin (famoso físico y matemático de la época), había vertido sobre ella en el periódico The Times. Marie obtuvo radio puro, de color blanco brillante, que se oxidaba rápidamente con el oxígeno del aire.
 
Se le atribuyen otras proezas además de las descritas, por ejemplo, en 1914, cuando ya había ganado los dos premios Nobel, y estallaba la Primera Guerra Mundial, cargó con las reservas de radio de Francia, que pesaban unos treinta kilos, y las llevó en tren de París a Burdeos, para que no se apropiaran de ellas los alemanes, estando ya enferma y fatigada. Además lideró un proyecto para colocar máquinas de rayos X de los laboratorios y universidades francesas, en unidades móviles para recorrer el país durante la guerra.

Dijo Soddy, un importante científico de la época, que elmejor descubrimiento que hizo Pierre Curie fue a Marie Curie, y el mejor descubrimiento que hizo ella, fue la radiactividad.

Bibliografía:
"La ridícula idea de no volver a verte", Rosa Montero
"Marie Curie Genio Obsesivo", barbara Goldsmith
"Curie", Sarah Dry
"Marie Curie y su tiempo", Jose Manuel Sánchez Ron


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario